domingo, 30 de septiembre de 2012



Bueno, traemos una mala noticia, hemos decidido que cerramos el BLOG:
CAUSAS
1. Por falta de tiempo.
2. Por no poder dedicarnos a buscar noticias.
4. ¡Por no comentar tanto como antes!
5. Por que las cosas buenas se acaban...

CONSECUENCIAS
1. La novela se cancela, hasta que la dueña diga...
2. No os enterareis de las noticias pero... Nos podeis seguir en TWITTER:
- @Raquel_1DLove  - @1D_Sweets (Gema)
Aquí nos podeis preguntar de todo, porque estamos muy informadas, y tenemos contactos directos con los chicos.

Pero ahora viene la última noticia de este blog...
ONE DIRECTION  van a venir a España!! Siiii!! El mes elegido es Octubre, no sabemos las fechas pero además Xavi Martinez le hizo una entrevista a Harry este viernes que se publicará el lunes, en la que creemos que dirán las fechas. Aquí un adelanto:

http://soundcloud.com/xavimartinez/xavi-mart-nez-entrevista-a-2

Y aquí la página de Euroclub donde podreis escuchar la entrevista a Harry a partir de las 9 de la noche.

http://www.europafm.com/directo/

Nos encantó compartir esta experiencia con vosotras, os amamos, de verdad, sois geniales. Estaremos aquí por y para siempre.



Raquel & Gema-  Love <3 With our hearts

martes, 18 de septiembre de 2012

Capítulo 42 de I can´t love you more than this.

Hola directioners! Me habéis echado de menos? Siento haber tardado tantiiiiiisimo en subir un nuevo capítulo pero entre que no tenía mucha inspiración y que tampoco tenía mucho tiempo pues... ¡ME HA SALIDO ESTA CACA! Pasa algo importante, algo muy importante, pero está escrito de una manera que, bufff, ¡está increíblemente mal escrito! Bueno aun así, como no quiero haceros de esperar aquí está y nada, ¡no muráis de aburrimiento!
Raquel :D

Capítulo 42:
            
Narra Harry:
La miro. Está preciosa, ha madurado. Su pelo se ha desplazado hacia el lado derecho por la brisa. Su cara ha afinado en estos dos meses, sus labios parecen más carnosos y sus ojos tienen otro brillo. Se está convirtiendo en una mujer preciosa, cada vez que la miro parece estar más guapa. Estoy locamente enamorado de ella y lo que es más importante… ella también lo está de mí. De hecho está hablando con su madre para contarle lo nuestro y sé que es capaz de escapar conmigo. Pero hay algo que ella no sabe y me mata no poder decírselo porque estoy arto de verla sufrir por mi culpa. Sólo unos segundos más. Estoy nervioso; me toco un poco el pelo y respiro hondo, deseoso de ver su reacción cuando se entere.
Narra Rosee:
El corazón me va a mil. Harry parece pensativo y hasta aliviado. No entiendo por qué, si este momento es crucial y como mi madre no me deje ir… será el fin. Mis nervios se desbordan pero ahí es cuando escucho la frase: hay algo que tengo que decirte. ¿Qué es lo que me querrá decir mi madre? ¿Tiene que ser ahora? No, estoy decidida y le contaré primero lo nuestro, no aguanto ni un minuto más con tanta presión.
-Sí, sí, pero tengo que decirte algo muy importante mamá- digo para que me deje hablar primero.
-Vale hija, pero seguro que no es tan importante como lo que yo te tengo que decir- me contesta. ¿Pero qué es lo que quiere? No, ¡yo seré la primera en hablar! No aguanto más.
-¡Que sí lo es!- grito para expresar mi urgencia y ya de paso quitarme algunos nervios de encima.
-Está bien, tú primera- responde mi madre. Suena alegre, divertida, hasta de buen humor. Buena señal, es el momento perfecto.
-Prométeme que no me colgarás- sentencio antes de nada.
-Ok- me responde. Ya, es el momento. Estoy temblando, nunca había tenido que hacer algo así. Harry se da cuenta, me da la mano y la aprieta ligeramente. Con una mirada le doy las gracias y empiezo.
-Yo…- no sé qué decir. Tenía pensado un discurso en mente por si este momento llegaba, pero me he quedado en blanco, así que mirando a Harry a los ojos digo- Harry y yo somos novios. Llevamos juntos desde hace dos meses. Lo quiero, más que a mi vida mamá y él también me quiere. Estamos enamorados y no puedo quedarme aquí. Necesito ir a Londres para estar más cerca de él y, si es necesario, me escaparé con tal de estar a su lado- ya está, lo solté, ni yo misma me puedo creer que haya dicho la última frase pero así ha sido. Silencio al otro lado de la línea. Seguro que no se esperaba que la dijera algo como aquello. No dejo de mirar a Harry, intentando sumergirme en sus ojos donde siempre estoy a salvo y en calma. Un miedo extraño y angustioso aparece en mi estómago y creo que dejo incluso de respirar. No ha sido nada fácil y entonces mi madre dice:
-Lo sé.- ¿¡Qué!? ¿¡Que lo sabe!? ¡Qué esta diciendo! ¡Eso es imposible! ¡Se ha vuelto loca! Pero… ¿lo sabe? Entonces… ¿ahora qué? ¿Incluso sabiéndolo no me deja irme a Londres? Entonces me doy cuenta de que Harry sonríe, muchísimo y sus ojos están llenos de felicidad. No entiendo nada, abro los ojos como platos y lo miro incrédula.
-¿Qué?- consigo susurrar.
-Pues que lo sé. Harry nos lo dijo- dice mi madre. Llena de asombro miro a Harry y sonrío a más no poder.
-Pe, pero…- sigo estando confusa. ¿¡Cómo que Harry se lo ha contado!? ¡Por qué nadie me ha dicho nada!
-Vamos tranquila, seguro que tu novio te lo explica ahora.- ¿¡La que habla es mi madre o la han secuestrado unos extraterrestres!? Me esperaba una discusión no que lo aceptara así de bien y contenta.- Bueno, ahora tengo que decirte algo, algo que sé que estás deseando escuchar desde hace una semana. Vas a ir a Londres.
Narra Harry:
En ese instante el corazón de Rosee se para y los ojos la empiezan a brillar. El móvil que sujetaba con la mano cae al suelo. Tiene la boca abierta de par en par formando una inmensa sonrisa. Yo me río a carcajadas. Ya lo sabe, al fin lo sabe. Parece que la ha dado algo mirando al infinito. Entonces yo con una mano giro su cara para que me mire y cuando lo hace, la beso mientras ambos sonreímos.
-Sorpresa- susurro cuando nos separamos, saboreando aún la miel de sus labios. Es lo que la quería decir desde hace algunos días cuando la veía llorar porque decía que no quería separarse de mí, porque yo sabía que al final no lo haríamos. Pero la espera valió la pena. Y Rosee sonríe, sonríe tanto que su sonrisa parece infinita e inagotable. Y entonces se pone en pie y empieza a correr mientras grita de alegría, y yo la sigo corriendo y gritando como ella. Es una sensación indescriptible, uno de los momentos más felices de mi vida. Llegamos al borde de una ladera cercana y entonces Rosee se tira y va haciendo la croqueta ladera abajo mientras no deja de reír sonoramente. Menos mal que todo tiene césped y está bien cuidado gracias al jardinero. No me lo pienso y me tiro tras ella, y ambos nos encontramos tirados en el césped mirando la inmensidad, excitados y felices. Rosee se gira y se tira encima de mí eufórica mientras empieza a darme besos por toda la cara y el cuello.
-Te quiero. Te quiero. Te quiero, Te quiero- no para de decir entre  beso y beso y yo sonrío como un tonto enamorado. Hago que pare y la acerco a mis labios que se unen tan rápido y tan fuerte, como si de imanes se tratasen. Jugueteamos un poco, ella muerde ligeramente mi labio inferior, y yo beso la comisura de sus labios; y entonces aprovecho que abre un poco su boca para que nuestras lenguas cobren protagonismo. Se me pone la carne de gallina, el corazón me late a mil. La adrenalina en mi cuerpo sube por momentos, quiero más. Acaricio sus hombros, sus brazos, sus caderas y mis manos terminan acariciando su espalda bajo la camisa que tan bien le queda. El beso continúa. Perdemos la cabeza, la mente, la noción del tiempo, todo. Ambos estamos concentrados en el placer que sentimos. Nos cuesta respirar, jadeamos. Y nos sentimos bien, más que bien, en el cielo. Pero bajo el ritmo, no es el momento ni el lugar para llegar a más. La cosa se nos está yendo de las manos y a mi me cuesta parar la excitación que tengo. Si no, a ese ritmo la hacía mía ahí mismo.
-¿Qué ocurre?- pregunta Rosee. Es bella, talentosa y sí, sensual, muy sensual. Yo miro para abajo y me rio. Cuando se da cuenta a lo que me refiero, enseguida se quita de encima y se ríe nerviosa.
-No es el momento- la digo cuando ambos nos quedamos en silencio y la miro apoyándome en un costado. Ella está tumbada, como yo, mirando el cielo, en el que ha aparecido un haz de luz solar en mitad de las oscuras nubes.
-Lo sé- en ese momento se gira para mirarme y se pone roja como un tomate- Pero… estaba tan bien que…- a mi se me escapa una carcajada, no me esperaba que dijera eso y ella también ríe. Me acerco a ella y le beso en la frente, después la observo y la pregunto muy serio:
-¿Estabas preparada?- era una pregunta importante, muy importante. A penas hablamos del tema aunque yo siempre la gasto mis bromillas. No pienso precisamente en eso cuando estamos juntos, pero no voy a negar que más de una vez se me haya pasado por la cabeza. En fin, soy un tío como todos ¿no? Rosee se acerca a mí y me abraza. Me siento genial cuando lo hace, como si fuera su super héroe y la protegiera.
-No lo sé- responde, no sé como interpretar eso, así que la miro curioso para que se explique- Es cierto, no lo sé. Sólo sé que esta vez no he tenido miedo y que no me hubiera importado seguir.
-¿¡Qué!?- respondo totalmente sorprendido, ahora resulta que el que no quería era yo cuando era todo lo contrario- Vaya, la he cagado.
-Hahaha no seas tonto, tienes razón, no era el lugar ni el momento. Es sólo que… creo que estoy tan feliz que nada me importa.- Sonrío y la doy un pico.
-¿Te ha gustado la sorpresa?
-Sí, muchísimo pero no lo entiendo ¿cómo es que mis padres saben lo nuestro? ¿Y por qué ahora me dejan irme?- no puedo evitar sonreír al recordar la que lie cuando los padres de Rosee se enteraron de lo nuestro, sin duda fue lo más vergonzoso que he hecho en mi vida. ¿Debería contárselo? Supongo que sí porque si no se lo digo yo, se lo dirá Álvaro así que…
-¿Quieres que te diga cómo se enteraron?
-Si por favor. Me he quedado helada cuando he visto que mi madre me decía que ya lo sabía y no sabía que decir o qué pensar. Me debes muchas explicaciones señorito Styles.
-Hahaha bueno pues, todo ocurrió hace más o menos un mes. Aquella tarde en la que nos quedamos viendo Love Actually en tu casa, ¿recuerdas?- Rosee asiente y yo sigo- Bueno pues después de eso, como habíamos estado la noche anterior en el teatro viendo a Amanda actuar hasta las tantas, ¿recuerdas que nos fuimos a dormir a tu cama de lo cansados que estábamos?- Rosee vuelve a asentir y en ese momento abre muchísimo los ojos.
-No me digas que mis padres nos vieron…- susurra, yo me empiezo a reír otra vez.
-Sí, si que nos vieron. Es más, cuando tu padre y Álvaro llegaron a casa vieron como tu y yo estábamos dormidos y abrazados en tu cama.
-¿¡Qué!? Hay madre que vergüenza, ¡y yo no me enteré de nada!
-Sí, estabas dormidita pero a mí tu primo me zarandeó para despertarme y yo claro, ya me conoces, me abracé aún más a ti- Rosee suelta una carcajada y yo también. Fue de lo más cómico y el padre de Rosee viendo como uno de los “amigos” de su hija, estaba acostado con ella abrazándola y en ropa interior. Vamos si hubiera estado yo en su lugar… no sé que habría echo.
-OMG pero que vergüenza, ¿y después que pasó? ¿Qué les dijiste?
-Pues después de que tu primo me zarandeara varias veces más, abrí los ojos, y al ver a tu padre allí pegué un brinco del susto y me levanté rápidamente. Tenía hasta un poco de miedo porque me miraba con una cara… parecía que me quería matar y no le culpo. Y cuando me di cuenta de que estaba en ropa interior… ya no podía ni mirar a tu padre a la cara. Entonces me pidió una explicación para lo que estaba haciendo, por supuesto me lo tradujo Álvaro, y yo me vestí deprisa y se lo conté todo a tu padre.
-Pero, ¿¡todo todo!?- pregunta Rosee divertida.
-Sí, todo. Que estábamos juntos, que te quería, y que eras lo mejor que me había pasado en resumen- digo intentando quitar importancia al asunto. Rosee no puede creerse que lo que le estoy contando sea cierto y no sale de su asombro.
-Y… ¿qué te dijo mi padre?
-Pues al principio no me hablaba, se quedó como mudo, callado y perplejo; no parecía tan enfadado como antes. Pero, después de unos minutos de reflexión en silencio me dijo: me gusta que seas sincero conmigo. Y después se fue.
-¿¡Se fue!?
-Sí, salió de casa. No me dijo nada más. Y yo pues claro no me podía quedar con dudas, así que le seguí y le pregunté si… bueno en fin que si yo podía ser tu…
-¿Novio?- pregunta Rosee emocionada. Yo asiento y de nuevo se acerca a abrazarme.- Eres muy valiente Harry, no esperaba que fueras capaz de hacer algo así por mí.
-¿No lo esperabas? Yo soy capaz de hacer eso y mucho más por ti- digo mientras el corazón me late más fuerte por decir una verdad como aquella. Sí, definitivamente sería capaz de hacer cualquier cosa por ella.
-Awww Harry… yo también hago locuras por ti. Irme a Londres es una de ellas por ejemplo.
-¿No te gusta Londres?
-Sí, claro que me gusta. Debe de ser una ciudad preciosa con muchas cosas para entretenerte y eso pero… no sé, es otro país, otro idioma, otra gente… ay ¡tengo miedo!
-No te preocupes, yo estaré ahí para ayudarte.
-Pero y si no puedes estar, quiero decir, y si tienes que marcharte a un tour durante meses, ¿qué voy a hacer?
-Te llamaré todos los días, a todas horas, te mandaré mensajes aunque allí sea de madrugada para decirte buenos días princesa, nos veremos por Skype o Twitcam o yo que sé, pero te juro que no habrá día en el que no te vea o hable contigo.- A Rosee le brillan los ojos, creo que se va a echar a llorar. La acerco a mi pecho y la rodeo con mis brazos. No creía posible querer tanto a una persona.- Te amo.
-Yo también te amo Harry- contesta Rosee como si fuera música celestial para mis oídos.
-Bueno, ¿vamos dentro? Aquí hace un aire… no quiero que te resfríes- sugiero.
-Claro, vamos para dentro- nos incorporamos y regresamos a casa de la mano. Al entrar todos corren hacia la entrada y nos pegan un susto de muerte.
-¿Qué ha pasado, qué ha pasado?- pregunta Niall.
-¿Estás bien?- pregunta Zayn a Rosee.
-¿Qué la has dicho?- me pregunta Liam.
-¡Vamos soltarlo!- grita Lou. A mi me va a explotar la cabeza un día de estos.
-¡ME VOY A LONDRES!- grita entonces Rosee. Todos saltan y pegan gritos de alegría y por supuesto yo también. Mi chica se viene conmigo, estoy deseando que mi madre la conozca, sé que le va a gustar. Una chica buena, guapa, simpática, talentosa, que me ayuda en mi trabajo… Vamos, seguramente si por ella fuera sería su otra hija hahaha.
-¿¡Pero cómo!?- pregunta Niall.
-Pues no lo sé. Mi madre me ha dicho que voy a ir pero me he puesto tan feliz que hasta he tirado el móvil al suelo. Ups- dice Rosee abriendo los ojos como platos y palpándose los bolsillos del pantalón- Vuelvo en un segundo- dice entre risas al darse cuenta de que su móvil sigue tirado bajo el sauce. Todos la siguen con la mirada hasta que desaparece tras la puerta. Después me miran sonrientes.
-¿Qué la has dicho para que al final venga?- me pregunta Zayn con una mirada tan pícara que hasta me asusta.
-Nada, lo que siempre. Bueno, que se escapara conmigo.- Respondo un poco vergonzoso.
-Aaaa OMG creo que todavía no he superado que estéis juntos- dice Lou haciendo pucheritos y llevándose las manos a la cara. Yo me acerco a él y le doy un abrazo. Sé que lo dice en broma pero también sé que lo ha estado pasando muy mal con lo de Eveline. Me lo contó hace un mes o así y yo al principio no era capaz de creerle. Pero un día que no era capaz de dormir fui a su habitación y me sorprendió encontrarle llorando acurrucado bajo las sábanas; y claro, al final me dijo lo que le ocurría. Tiene que doler que tu amor no sea correspondido, aunque a mí eso no me ha pasado aún.
Narra Rosee:
No me lo creía, ¡me iba a Londres! Pero, pero, ¿¡pero cómo!? No cabía en mi cabeza la razón por la cual mis padres me dejan marcharme. Y lo que me ha contado Harry… Uff ¡que vergüenza! Ahora resulta que mis padres lo saben todo y yo poniendo escusas tontas todo el tiempo. Veremos a ver como les miro yo a la cara ahora, pienso. ¿Pero cómo les habrá convencido este chico? ¿Qué les habrá contado para que ni si quiera me hayan reñido ni nada? Y entonces, si lo sabían desde hace un mes… ¡sabían que me iba a marchar! Pero, ¿¡qué sacaban con no decirme nada!? Con la de lágrimas que he soltado con ese tema, ¡serán malos!
Al fin llego al pie del sauce y encuentro a mi móvil. Menos mal que la funda lo ha protegido y no se ha roto. Me agacho y lo recojo del suelo mientras lo limpio un poco. Aún funciona. ¿Debería llamar a mi casa y pedir explicaciones para todo esto? Tal vez. Puede que sea lo mejor. Entro en mis contactos y llamo. Pip, pip, un pitido tras otro, empiezo a pensar que no hay nadie en casa. Me muerdo los labios. Seguro que han ido a coger algo al McDonald. Pero justo cuando iba a colgar:
-¿Diga?- esa voz. Sólo puede ser una persona.
-¡Álvaro!- saludo contenta.
-Ah hola Rosee- es extraño, se le nota triste.
-Oye Álvaro, ¿te pasa algo? Te noto triste, ¿estás bien?- silencio, pasan los segundos, incluso llego a pensar que me ha colgado o me he quedado sin cobertura pero entonces me dice:
-No, no estoy bien- responde finalmente ahogado como si estuviera a punto de echarse a llorar. Me siento mal, por primera vez algo empieza a torcerse, y sé que es algo gordo porque Álvaro nunca llora. Ni siquiera recuerdo si alguna vez lo he visto llorar.
-¿Quieres hablar de ello? Ya sabes que estoy aquí para lo que sea- le digo. Más silencio, el asunto me empieza a preocupar de verdad. No tendrá que ver con… y sí, es por ella, sus siguientes palabras me lo confirman.
-Es por Eveline.
Continuará…


lunes, 10 de septiembre de 2012

Anuncio de Harry.

Hey directioners. Bueno hace un par de días nos enteramos de que Harry va a ir a un programa de radio muy popular de la BBC y como no tiene su anuncio. Es asdcsdsdfv os lo aviso, puede que os volváis loc@s como me pasó a mí hahaha. No sé cuantas veces lo habré visto y ese pelo así... admitámoslo, le queda genial porque se le ve la cara bonita que tiene hahaha. ¡No os lo perdáis y darle al play!



PD: a las que me piden el siguiente capítulo de I can´t love you more than this no os preocupéis, está al caer ;)

Raquel :D

domingo, 9 de septiembre de 2012

Ya sabemos a que vienen los videos tan misteriosos de las nuevas canciones de los chicos, os recuerdo que hace poco, pusimos una canción que SUPUESTAMENTE! era While We´re Young, bueno pues ahora a parecido la canción de Take Me Home y como la anterior no se parecen en nada a su estilo, ni si quiera son sus voces.
Hemos observado que los supuestos títulos de las canciones ni si quieras se nombran en ellas,y que abajo del video en lo de artistas pone Young Science...
CONCLUSIÓN: Que no son sus canciones porque estas saldrán más adelante.
Os dejamos la supuesta "Take Me Home"






                                                               Gema:)

sábado, 8 de septiembre de 2012

Vídeos de la semana :)

Directioners he encontrado unos vídeos muy interesantes que se hicieron hace ayer y creo que os gustaría verlos.
 Este fue antes de que se celebrara la gala de premios de MTV, y los chicos hablan sobre sus muñecos, sobre su segundo álbum y sobre lo que significa para ellos poder cantar en los VMAs. Disfrutad con sus caritas!!!



Por lo que se ve, el muñeco que está mas logrado es el de Niall y quieren mantener en secreto todo lo que sea relacionado con el álbum ya que no nos quieren ni decir cual es la canción favorita de cada uno. Bueno, este es una entrevista que les hicieron después de los VMAs, en él expresan el honor que ha sido participar en la ceremonia y hablan de lo bien que van vestidos.




Y para terminar, éste ultimo vídeo en el que revelan que NO HABRÁ COLABORACIÓN CON JUSTIN BIEBER EN EL ÁLBUM y quiénes son los artistas que más les gustan ahora, ¡no os lo perdáis!




Bueno, ¿hos han gustado? Por favor, ¡dejad vuestro comentario y decirnos vuestra opinión!

Raquel :D

viernes, 7 de septiembre de 2012

One Direction arrasa en los VMAs!!



Directioners!!! Como ya os puse en una entrada anterior, los chicos iban a participar en los VMAs este año, uno de los eventos musicales más importantes de la MTV y ayer a las dos y media de la madrugada lo retransmitieron en directo. No creo que haga falta que digamos , ¡que no nos lo perdimos! Fué increíble y todos los artistas pisaron muy fuerte por el escenario. Pero sin duda, quienes brillaron más en toda la gala fueron ¡One Direction! Nuestros chicos ganaron a las dos categorías a las que estaban nominados:  mejor artista revelación y mejor vídeo pop. Y a demás también ganaron el premio al vídeo más compartido. ¡SE LLEVARON TRES PREMIOS! Los chicos acudieron muy emocionados a recoger primer premio entregado de las manos de Katy Perry, a la que Niall y Harry dieron un pico como muestra de emoción y cariño:


Hahaha tranquila Katy, por ser tú te perdonamos. Los chicos dieron un pequeño discurso dedicando su premio a todas las directioners que les votamos. Awww ¿se pueden ser más monos? Y claro, no podía faltar el momento cómico de nuestros chicos. Unos segundos después de tener el primer premio en sus manos ¡lo rompieron! Sí, la banderita del astronauta se separó de la figura hahaha tal y como dijo Liam:


Y luego Niall se puso a intentar arreglarlo en mitad del escenario. No pasa nada chicos, sabemos que la emoción a veces juega malas pasadas. Después de recoger el premio, cantaron en directo One Thing y estuvieron espectaculares, como siempre. Y nuevamente minutos después recogieron el segundo premio ,también muy emocionados, de las manos de Kesha. Os dejo ahora algunas imágenes más de tan increíble gala:









Fue increíble. Mereció la pena quedarse levantada ;) Aun así, para las que no hayáis podido ver los premios en directo, esta misma noche a las diez en MTV los volverán a retransmitir. Hoy lo único que queremos gritar es:

                          ¡¡¡Proud of One Direction!!!

Raquel :D

martes, 4 de septiembre de 2012

Capítulo 41 de I can´t love you more than this.

Directioners!!! Ya estoy aquí!!! Hace más o menos una semana subí el capítulo y hoy voy a subir el siguiente que es más largo que el anterior. Creo que, como siempre, me diréis que haga los capítulos más alegres pero ya veréis en el siguiente capítulo. Con el final de este os vais a quedar asdfawsdvaws hahahaha ¡seguro que os quedo con ganas de más! Bueno, a demás hay un nuevo personaje, y novedades así que no os lo perdáis y disfrutad tanto como siempre. Espero que me comentéis porque cuantos más comentarios lea, antes subiré el siguiente ;) Os quiero mucho lector@s, y gracias otra vez por leerme Xxxx
Raquel :D

*Memorándum: el capítulo anterior se terminó cuando Harry y Rosee se despertaban por la mañana y tenían que ir a trabajar ;)

Capítulo 41:


            
Narra Rosee:

-Sabes que estaría todo el día así, pero tenemos que estar en tu casa en menos de una hora- le digo a Harry cuando consigo separarme de él, y no fue nada fácil.  Bajo mi mano de sus hombros a sus abdominales, que se marcan más que hace dos meses. Sí, está sin camiseta, bueno, y sin pantalones también. Sólo lleva los boxers, como siempre que estamos solos en casa. Al final he aceptado su manía de andar medio desnudo por ahí, aunque al principio me costaba mucho mirarle sin rubor.
-Ok, desayunemos- dice finalmente y quitándose de encima de mí. Me incorporo y recojo mi mata de pelo en un moño improvisado. Nos tomamos el desayuno. Huevos con bacon, en mi honor por supuesto. Cuando acabamos, llevamos la bandeja a la cocina y recogemos las cosas. Después subimos a mi cuarto de nuevo. Abro mi armario para pensar que ponerme, mientras Harry casi se cae al suelo intentando ponerse de pie los pantalones. Al final, me pongo unas bailarinas, unos vaqueros rotos y una olímpica con una de mis múltiples camisas a cuadros. Me cambio en mi cuarto con Harry a mi lado, no me avergüenza estar a su lado en ropa interior. Vamos, si él está todos los días así con migo, ¿de qué tendría que avergonzarme? Empiezo a quitarme el pijama y me quedo en ropa interior.
-Uff esto no es bueno- dice Harry. Se ha vestido en dos segundos, y se ha quedado sentado en mi cama mirándome.
-¿Qué no es bueno?- le pregunto haciéndome la inocente, aunque sé perfectamente a que se refiere. No es la primera vez ni mucho menos que me dice algo parecido; en realidad, me dice algo así siempre que dormimos juntos.
-Que seas tan… sexy- veis, lo que yo decía. Me rio y lo ignoro aunque siempre me gusta que se ponga así de cariñoso conmigo.
-Anda Mr. Sexy, dime qué me hago en el pelo, ¿suelto o recogido?- me limito a decirle. Ríe, se pone en pie y abre la ventana. En seguida, un airecillo fresco entra por toda la habitación.
-Déjatelo suelto. Algo de calor te dará en la moto- responde. Tiene lógica, aunque tampoco sirve de gran ayuda en ese sentido.
-No más que estar pegada a ti- le respondo pícara. De todas formas no le contradigo y me acomodo el pelo hacia un lado deshaciendo mi moño de andar por casa. Cuando acabo miro el reloj. Las diez menos veinte, el tiempo justo para llegar allí a las diez.
-Vamos, se nos hace tarde- digo mientras le lanzo su chaqueta y tiro de él hacia la salida después de coger mi bolso. Justo cuando llegamos a la entrada mi teléfono móvil empieza a sonar. Miro para ver quien llama mientras salimos al exterior y veo que es Louis. Lo cojo.
-Dime Lou.
-¡LEVANTAR DORMILONES!- grita Louis al otro lado de la línea tan fuerte que casi me queda sorda- ¡DEJAR DE HACER COSAS SUCIAS Y VENIR, OS NECESITAMOS PARA ENSAYAR!
-Hahaha para tu información, loco, ya salimos y segundo, ¡NO HACEMOS COSAS SUCIASS!- grito en el mismo tono que Lou. Si supiera lo de mis pesadillas… seguro que no diría eso, pero vamos, me lo tomo como otra de sus bromas. De fondo escucho risas generales, pero lo que más se nota son las carcajadas de Nialler que parece que le va a dar algo.
-Ok, pues subir vuestros traseros a la moto y venir ya. Os quiero aquí en veinte minutos.- Responde Lou. Luego cuelga y no me deja responderle. Guardo el móvil en el bolso y salimos de casa poniéndonos el casco.
-Está loco, pero lo quiero- digo mientras me abrazo a Harry en el asiento.
-Sí, a mi me pasa lo mismo- responde Harry animado. Pega uno de sus típicos acelerones pero yo ni me inmuto ante él; ya me he acostumbrado. Fuera hace mucho viento algo gélido que delata el fin del verano y el principio de la próxima estación. Por la carretera hay numerosas hojas secas, las primeras que no han sido capaces de permanecer unidas a las ramas por más tiempo. El cielo está lleno de nubes, y a lo lejos la mayoría son grises. Es muy probable que llueva. Curioso, mi estado de ánimo se encuentra muy similar al temporal que nos rodea. Aunque me mantenga sonriente, estoy en ruinas. Al final está ocurriendo lo que siempre temí. Un amor imposible. Dos días, hoy y mañana, sólo estos dos días más para tenerlo a mi lado. Después tanto él como mis amigos desaparecerán y sería muy probable que no los volviera a ver, como poco, en meses. Tal vez hubiera sido mejor que no sucediera. Tal vez aquel día no debí dejar que mi perro se comiera mi desayuno, que hubiera salido a correr tras él y que no le hubiera conocido. Hubiera sido mejor que nunca le hubiera visto, ni hubiera hablado con él y que no me hubiera enamorado de aquella forma tan intensa y sincera. No, ¿qué estoy pensando? ¿No conocer a Harry? Aunque tuviéramos que estar separados a mil años luz, preferiría haberle conocido, amado y que se hubiera marchado, a que sólo aquello ocurriese en mis sueños. Sí, había sido muy afortunada. Ya sabía que este momento llegaría algún día, pero no esperaba que fuera a llegar tan pronto. Es inútil, no me dejarán ir a Londres. Mis padres ni siquiera saben que él y yo estamos juntos. Los suyos tampoco. La prensa, por muy increíble que resulte, no logró dar con ellos. Incluso afirmaron que se encontraban en algún lugar de Francia. Idiotas. No. No me podían quitar ahora a la gente a la que más quiero. No seré capaz de soportarlo. Porque no solo One Direction se va. Eveline y Carol deben volver con ellos. Amanda dice que se escapará de casa. No quiere alejarse de Zayn; incluso hablarla del tema la vuelve paranoica. Pero sé que a sus padres la dejarán, al menos durante un tiempo. Tiene familia allí que puede encargarse de ella aunque no necesite a nadie. Cumplió los dieciocho a finales de Agosto, al igual que Liam, que hizo los diecinueve. En cuanto a Juliet… es la única que tiene posibilidades de quedarse aquí en España. Ella es demasiado tímida como para declararse a Liam, y a éste le pasa lo mismo. Sólo necesitaría que Liam se la declararse para ir a Londres o a donde hiciera falta, como si es al fin del mundo. Como yo haría con Harry si tuviera la oportunidad, pero es imposible. A esas alturas me maldigo por no haber nacido antes y poder hacer lo que quisiera. Como Amanda. Tengo miedo. No quiero perderlos, pero sobre todo no quiero perder a Harry, mi mejor amigo y mi novio. Él… es parte de mí. Si él no está vuelvo a ser aquella chica de principios de verano, a la que odiaba. Necesito sus abrazos, sus besos, sus caricias, sus chorradas y sus “te quiero” constantes. Necesito esos ojos que me han hecho por primera vez amar. Necesito sus manos que apartan mis lágrimas cuando estoy triste. Necesito sus brazos fuertes y cálidos que me envuelven cada vez que tengo una pesadilla o no puedo dormir. Necesito escuchar su voz junto a la mía cuando cantamos. Y… no puedo soportar el dolor que aparece cuando siento que lo van a separar de mí y que tal vez, sea un adiós definitivo o cuando lo vuelva a ver ya no sea el mismo. Intento mantenerme fuerte, intento disfrutar de lo último que nos queda juntos porque al final todo se quedará en esto. Un amor de verano. No puedo. Soy incapaz de fingir que nada ocurre. Mi pecho se contrae y después lloro sobre el hombro de Harry. Pero el motor de la moto hace demasiado ruido como para que él se dé cuenta de lo que me pasa. Mejor, pienso para mis adentros, así no tendrá que consolarme por enésima vez. En los diez minutos siguientes consigo calmarme y llegamos a nuestro destino. Agradezco no haberme echado rímel. Él es el primero en bajar de la moto, y después me coge y me eleva como si no pesara nada para luego dejarme en el suelo. Siempre que hacemos eso me siento como una bailarina. Después nos quitamos los cascos, intentando no mirarle en ningún momento en los ojos. Me da la mano sin sospechar nada y nos acercamos a la entrada. Abrimos la puerta sin llamar o necesitar llaves, sabemos que nos esperaban.
- Voy al baño Harry, ahora mismo vuelvo con vosotros- digo escabulléndome y dejando espacio entre nuestras manos.
-Está bien- responde. Por el tono de voz que me ha puesto, sé que me observa con cara de preocupación. Subo las escaleras y entro en el baño más cercano de la entrada. Como es el que más usan los chicos, tiene todo tipo de cosas tiradas por todas partes. Ropa sucia, envoltorios de comida,  peladura de fruta, maquinillas de afeitar, peluches, una pila de folios… Vamos, cosas en su mayoría que una no se espera encontrar en un baño. Me empezaba a dar miedo tanto desorden sin control. Me acerqué a uno de los lavabos y apoyé en él mis brazos. Descansé así por unos segundos, después levanté la cabeza y me miré en el espejo. Mis ojos estaban rojizos por los lloros y algo hinchados. Sin embargo me veía diferente, me veía más madura, mas mayor, mas independiente. Tampoco era muy normal que estuviera tan morena, con lo blanca que soy. Tantas horas en la piscina con los chicos y nadando en el río  han dado un tono bronceado precioso a mi piel. Hasta tengo el pelo algo más claro, como si tuviera mechas y está más largo y rizado que de costumbre. Me lavo la cara y me despejo. Cuando acabo de colocarme un poco el pelo, y ver como me sienta la ropa, bajo a reunirme con los chicos. Como paso por la cocina antes de llegar al salón, al primero que me encuentro es a Niall haciéndose su ¿tercer, cuarto? Sándwich de la mañana. Y eso que son solo las diez.
-Hola Rosee- me saluda este con una amplia sonrisa. De todos los chicos, es con quién más me he unido este verano. Supongo que porque fui la única que se dio cuenta de lo que sentía por Carol y le apoyaba en silencio. Él también me ha apoyado en mis baches con Harry. Es un gran amigo, lo mejor que se puede pedir- ¿Has dormido bien? A mí me ha costado levantarme hoy pero, ¡he conseguido madrugar de buen humor!
-Hola Niall, vaya, me alegra porque no hay quien te aguante con el mal despertar que tienes por las mañanas hahaha. Yo he pasado una mala noche pero Harry estaba conmigo así que todo arreglado. Disfruta del sándwich.
-¿Quieres uno?- me pregunta con la boca llena, como si posara para una foto de lo más cómica.
-No, no hace falta. El desayuno me cundió.
Después salí de la cocina y me dirigí al salón. Los chicos estaban enfrente del televisor con los mandos de la consola y jugando un partido de fútbol. También estaban Mike y Simon, sentados en unos sillones más alejados de los demás, hablando posiblemente de la lista de concierto que tienen los chicos en cuanto lleguen al Reino Unido.
-¡Sí, te vuelvo a ganar!- decía Liam orgulloso.
-No vale, ¡tu eres el único que aguanta tanto tiempo sin ir al baño!- gritó Zayn. Louis y Harry se reían de ellos, daba gusto verlos así. En ese momento Mike se percató de mi presencia.
-Chicos, dejad ya los videojuegos, tenéis que ensayar, estamos todos, ¡Rosee ha llegado!- dijo Mike sonriente.
-¡Yeeaahhh!- gritó Lou super feliz de verme allí, tanto que salió disparado hacia mí para darme uno de sus efusivos abrazos, tanto que me levantó del suelo.
-¡Tranquilo Lou! ¡No soy Kevin!- grité cuando ya me hacía hasta daño.
-Lo sé. Kevin tuvo que irse volando para emigrar. Lo echo de menos. Pero dice que nos veremos en primavera y que Zayn es un chico muy bueno- respondió Lou; yo sonreía, es imposible no hacerlo con él y Zayn se puso colorado y todo.
-¿¡Cómo va a emigrar una paloma disecada!?- gritó Liam, que también es el que tiene más manía a Kevin. Le encanta hacer de rabiar a Lou.
- En primer lugar, esa paloma tiene nombre, es Kevin, y es mi mascota. Y en segundo lugar, ¡no está disecada, Kevin vive!- reprochó Lou de nuevo.
-Sí vive… en nuestros corazones- añadió Zayn poniéndose una mano en el pecho y mirando a quien sabe dónde.
- Y aquí está el filosófico Bradford Bad Boi- dijo mi Harold.
-¡Que ya no digo eso!- dijo Zayn intentando hacerse el molesto, pero no puede evitar reírse.
-Relajaos-digo- como ha dicho Mike, es hora de ensayar y yo ya tengo ganas de que el aire se llene de música. ¿Vosotros no?
-Sí, ¡vamos!- gritaron todos a coro mientras se dirigieron a la sala de ensayos. El día estaba demasiado alterado como para salir a ensayar bajo el sauce.
-Por eso eres mi favorita- dice Mike mientras los chicos se van, agradeciéndome que los controle un poquito en su nombre. Me cae muy bien Mike. Es muy alto, debe rondar los dos metros, tiene un cuerpo muy bien proporcionado y en forma. Es rubio, muy rubio, con ojos castaños, labios finos y una gran sonrisa permanente. Lo que más llama la atención de él, a parte de su extravagante vestuario, es que tiene unas pestañas suuuuperlargas. Si no fueran tan rubias parecerían abanicos. Muchas veces me quedo mirándoselas sonriente, y cuando me pregunta qué es lo que hago, le respondo diciéndole que me gustaría echarle rímel algún día. Y reímos, reímos constantemente como si fuéramos un par de adolescentes, aunque él debe rondar los treinta. Siempre tiene un carácter alegre, y si no le conociera de nada, diría que él y Louis son de la misma edad.
En ese instante Simon se despide de nosotros y se va. Ambos avanzamos hacia la sala de ensayo. Yo delante y Mike detrás. Siempre insiste en eso de “las señoritas primero”. Pasamos por la cocina y veo que han llevado a Niall también a ensayar. Llegamos a aquel lugar de la mansión en el que me encanta estar. Es una habitación muy espaciosa, con bastantes instrumentos musicales. Las paredes son de color crema y el suelo es de madera color caoba. Las paredes además, por supuesto, están forradas de corcho por dentro, para que el sonido que se genere en el interior no salga al exterior y viceversa. Hay grandes altavoces y amplificadores de sonido a parte de un par de sofás. Mike y yo nos sentamos en ellos mientras miramos los apuntes y los chicos ocupan sus puestos. Por un momento pasa por mi cabeza que no voy a volver a hacer lo que estoy haciendo, así que decido aprovechar el momento hasta el final.
-¿Me dejas una guitarra Niall? Quiero acompañaros- digo. Sí, parece una novedad, pero sé tocar la guitarra. Niall ha sido muy buen profesor y durante estos dos meses hemos dedicado una hora de cada día a aprender a tocar ese maravilloso instrumento. Las clases me han funcionado mucho y ya sé tocar partituras enteras. Según Niall, es que aprendo muy deprisa, pero yo creo que es porque tengo muy buen profesor. Sin duda aquello hizo que nos uniéramos mucho más.
-Sí por supuesto, la de siempre ¿verdad?- me pregunta Niall. Yo asiento sonriente, éste se levanta y me la entrega. Este chico tiene más guitarras que calzoncillos, pienso divertida. Empezamos tocando What Makes You Beautiful, el gran éxito de One Direction. Creo que se la saben tan bien que podrían cantarla dormidos. Mis hábiles dedos rasguean las cuerdas de la guitarra, dejando sonar exactamente las mismas notas que la guitarra de Niall, y acompañando las cinco increíbles voces de los chicos. Terminamos y pasamos a otra canción. Y así una detrás de otra fuimos tocando todas las canciones del álbum, poniendo toda nuestra fuerza y empeño en cada nota. De vez en cuando alguno hace un gallo gracioso, otro nota que su voz está rara y se para, u otro empieza a reírse en mitad de la canción y acaba contagiándonos a todos. Los ensayos son de los más divertidos. Y sin darnos cuenta, nos dan las tres de la tarde.
-Wow chicos, increíble ensayo, si lo hacéis así en cuatro días ¡vais a arrasar!- les dice Mike a los chicos mientras se despide de ellos.
-Gracias Mike, nos vemos en el estudio- responde Liam.
-Y en cuanto a ti preciosa- me dice Mike- te voy a echar mucho de menos. Eres encantadora y me ha encantado tenerte de ayudante. Al fin Harry ha acertado con una chica como tú. Es una lástima que no me sigas ayudando en el estudio porque tendrías un puesto asegurado. Y bueno, si alguna vez pasas por Londres no te olvides de venir a verme. Yo estaré esperando.
-Gracias Mike, te aseguro que lo haré si tengo la oportunidad. Yo también te echaré de menos- sí, lo haré. Mike es una de esas personas que siempre llaman tu atención y son difíciles de olvidar. En ese instante me contengo las lágrimas. No soporto las despedidas. Lo abrazo y después se marcha en su coche. Él volará esta tarde a las siete, le necesitan allí. Los chicos se irán a la misma hora pero del día siguiente. Mañana. Mañana puede que me quede tan sola como a principios del verano. Los ojos se me nublan y el pecho vuelve a comprimirse. Los chicos me miran, y nada mas entrar en contacto con sus miradas me echo a llorar. El primero en abrazarme el Liam, que está a mi lado; y después todos forman una piña a mi alrededor. Me desahogo con ellos mientras intentan calmarme. Tampoco es la primera vez que me pasa.
-Ven, vamos fuera. Tengo que decirte algo- me dice Harry mientras pasa un brazo por mis hombros. Yo asiento y los chicos se van a la cocina a preparar algo. Sé que hoy comeré con ellos, no hace falta ni que me lo digan. Me abrazo a mi chico y salimos al exterior. El aire fresco de Septiembre golpea mi cara y mi pelo se alborota con el viento. Ambos nos dirigimos al pie del gran sauce llorón. Bajo su inmensa copa, la violencia del aire es mucho menor, y se convierte en una brisa agradable. Nos sentamos sobre las hojas secas que han empezado a aparecer en el suelo,  y Harry toma mis manos y las acaricia con suavidad. Las mías están frías como el exterior pero las suyas son cálidas y agradables al tacto, irradian calor. Nos miramos a los ojos. Los suyos reflejan miedo, angustia, dolor… son únicos, diferentes y aún no acierto muy bien a definirlos con un color. Ahora parecen verde esmeralda.
-Escapa conmigo- me dice. La frase me queda aún más helada todavía. ¿Escapar con él? Sí, podría. Sería perfecto. Siempre a su lado. Estaríamos juntos para los restos. No. Claro que no podría. Están mis padres, mi primo, mi hogar, mi país. Es imposible.
-Sabes que no puedo- le contesto azorada.
-Tengo tu billete de avión- me dice muy serio.
-Harry sabes que no…
-Y también otro para tu primo y para Napoleón, si es eso lo que te detiene.- Me destroza. Sabe que no puedo, por mucho que me insista. Parece desesperado.
-No, no puedo. No sólo es cuestión de eso cariño.
-¿Y qué necesitas?
-Que mis padres que estén de acuerdo.
-Muy bien. Lo soluciono ahora mismo.- Lo miro incrédula, ¿Qué pretende?- Pásame el móvil.
-Pero… ¿¡qué vas a hacer!?
-Voy a llamarles, decirles que soy tu novio y que te vienes conmigo a Londres.
-¿¡Pero no puedes hacer eso!?
-¿¡Por qué no Rosee!? Levamos más de dos meses saliendo. Hemos superado nuestras riñas y hemos vivido muchas cosas juntos. Yo te amo y tú me amas. Tal vez sea lo único que necesiten saber para entendernos.- A Harry le brillan los ojos por la emoción del momento. Yo no sé que pensar. Tenía las ideas muy claras pero las palabras de él me han descolocado por completo; y lo peor es que hasta creo que tiene razón. ¿Ya es hora de que lo sepan no? Sabemos que nos queremos y que no soportamos la idea de que todo se acabe aquí. Tal vez sea el detonante que buscaba para hacer la bomba estallar. Pero aun así no estoy convencida del todo. El miedo me puede, la situación me supera.
-Yo, yo…- balbuceo. No sé que decir. Harry se acerca a mí. Nuestros alientos chocan. Enreda sus dedos en mis cabellos y junta nuestros labios, primero sólo es una caricia, pero luego las presiona fuertemente contra los míos y dejamos que nuestras lenguas se enlacen. Y aquel fuego intenso se enciende en mi interior y se extiende hasta la punta de mis dedos. Las mejillas me arden. La sensación de placer hace que rodee su cuello con mis brazos para sentirle más cerca aun. Se separa de mi, aunque yo me quedo con ganas de seguir besándole.
-Es lo único que nos queda por intentar- dice Harry- ¿lo haces tú o lo hago yo?- pregunta mirando mi móvil.
-Lo haré yo- digo decidida. Él sonríe. Nada más que por eso ya merece la pena. Unos increíbles nervios aparecen en mi estómago. Marco el número de mi casa y escucho los pitidos hasta que lo cogen.
-¿Hola?- pregunto.
-Sí, hija- me responde mi madre- ¿vienes para casa?
-No, me voy a quedar con mis amigos a comer.
-Ah, está bien. A todo esto, hay algo que tengo que decirte.
Continuará…

One Direction, en MTV "My first time"

Bueno chicas, como ya sabéis, hace unos días os comenté que los chicos participarán en los premios de MTV este 6 de Septiembre. Y han emitido el programa "My first time" (por supuesto, se refieren al tema de participar) para mostrar los emocionados que están por esa gala y lo que opinan de muchos otros artistas que participan en ella. No os perdáis el vídeo:



A continuación, os dejo unas imágenes del mismo:




Guapos ¿verdad? En especial me gusta la última, hahahaha hay que ver que cuerpos tienen ;) Y también tengo noticias sobre el nuevo álbum. Todos los chicos coinciden en que están muy contentos con él y que tiene sonidos más fuertes que el anterior. Y Niall nos he especificado que cobran más protagonismo las gutarras y la batería, ¡no podemos esperar! Y cada vez queda menos para que podamos escuchar la auténtica y completa Live While We´re Young, concretamente el 24 de este mes saldrá por primera vez en una de las radios inglesas. Seguiré manteniendoos informadas sobre este nuevo disco que tanto deseamos escuchar ¡ya!
 Raquel :D

sábado, 1 de septiembre de 2012

PORTADA DE TAKE ME HOME :)

Holaa chicas!! El pasado 30 de agosto los chicos anunciaron en Facebook la nueva portada del disco.
Como siempre nos ha sorprendido, Está Genial! Nos encanta lo natural que se muestran, y la cabina le da un toque FABULOSO!
Habrá que esperar a Noviembre para tenerlo en nuestras manos. Seguiremos informando.





Gema:)

jueves, 30 de agosto de 2012

#1DBigAnnouncement

Y por fin tenemos la gran noticial del día!! Ya nos anunciaron los chicos que hoy a las 4 de la tarde nos darían una gran noticia, pues llegada la hora  @onedirection nos impresionó con este tweet:

Here we go Directioners! Another piece of big news from the boys! This time it's all about the album. Enjoy!

Y acontinuación los chicos nos explican cuando sale ul disco y nos mandan un saludo:




Si esque estos chicos son estupendos :) Take Me Home saldrá a la venta mundialmente el 12 de noviembre!! QUE GANAS!! Y lo mejor esque su visita para España está prevista para ese mes, aunque no tenemos nuevas noticias sobre eso.

No os perdais más noticias que nos llegarán a las 7, un saludo y buen día ^^


                                                     Gema:)

Vota por one direction!!!


Heyy directioners. Bueno, pronto en MTV, concretamente el 6 de septiempre, se organizarán los MVA (Music Video Awards) Que tendrán lugar a las 02:00 de la mañana en España. Y nuestros chicos, como no, son candidatos a ganar esos premios con el videoclip WMYB. Para votar por ellos tenéis que pinchar en este link de mtv http://www.mtv.com/ontv/vma/2012/best-new-artist/ , y después hacer click en vote. Si no estáis registrados el la página de MTV tendréis que crearos una cuenta y después votar (si tenéis alguna duda podéis preguntar en los comentarios). Y para que One Direction se de aún más a conocer, podéis meteros aquí http://www.mtv.com/ontv/vma/2012/most-share-worthy-video/ , darle a Tweet #voteonedirection y dejar a la aplicación tener acceso a twitter (tranquilos, no pasa nada). En este instante nuestros chicos se encuentran en primer lugar, pero están seguidos muy de cerca por Justin Bieber, ¡no esperéis más y tuitear!

Raquel :D

TWITCAM!!!

Hey chicas, hace escasos minutos los chicos TODOS han echo una twitcam en twitter. Desgraciadamente no he podido ver ni un poco ya que estaba saturado y me salía error todo el tiempo. Pero para eso está nuestro blog con exclusivas y existen los vídeos de youtube!!! Así que aquí os dejo la twitcam entera :) Y... salen haciendo el tonto como siempre. Hablando con muñequitos, Niall dice: Hola Rosa, y Liam se quita la camiseta (^^) No os la perdáis!!!

 

Raquel :D

miércoles, 29 de agosto de 2012

Nombre del nuevo álbum.

Directioners!!! Que notición!!! Hoy ha salido a la luz que después de debutar con Up All Night, los chicos lo harán también con el segundo disco y se llamará TAKE ME HOME!!! ¿Qué os parece el nombre? Yo creo que es muy bonito. Ha sido el mismo Louis quien lo ha confirmado esta tarde en twitter:

¿¡Estáis emocionad@s!? Nosotras muchísimo (^^)

Raquel .D

martes, 28 de agosto de 2012

Fotos del nuevo videoclip Live while we´re young.


 Esta canción es supuestamente Live While We´re Young, Aunque todas las directioners pensamos que no es su estilo, y que no suena igual que las canciones de antes, esta es la que ellos han puesto en su Twitter y nosotras la queremos compartir con todas las Directioners!



Aqui os dejamos con un nuevo adelanto del videoclip, que habrá que esperar a que salga.. QUE GANAS!!











                                                                Raquel y Gema :)

Covers de One Direction.

Bueno directioners, hoy os vamos a dejar un vídeo de nuestros chicos en el que hacen un cover de la canción wonderwall y I´m yours. Lo hicieron cuando grabaron WMYB, pero salió a la luz hace pocas semanas. Son increíbles cantando en acústico y tan solo con sus voces te enamoran <3




                                                                Raquel y Gema :)

lunes, 27 de agosto de 2012

Capítulo 40 de I can´t love you more than this.

En primer lugar, MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODOS LOS COMENTARIOS DEL PRINCIPIO DEL CAPI 40 QUE SUBÍ HACE DOS DÍAS!!!!! Sois las mejores y encima me he encontrado con nuevas directioners/lectoras de mi fanfic. ¡Bienvenidas! Y por supuesto también les agradezco a mis anteriores lectoras por seguir leyéndome. ¡OS AMO! xD Y bueno, varias me habéis puesto que cómo ha podido hacerle eso Harry a Rosee, o que Harry es un capullo... bueno, pues a veces las cosas no son lo que parecen y para demostrarlo os dejo el capítulo cuarenta "completo". Lo de "completo" lo digo porque inicialmente era el doble de largo más o menos, pero como lo tenga que poner todo me tiraré aquí hasta las tantas y vosotras os cansaréis de leer. Bueno, espero que os guste y que me comentéis tanto como el anterior que me pongo a dar saltitos de felicidad con cada comentario. Os quiero mucho, mucho, muchísimo <3
Raquel :D


Capítulo 40:



Narra Rosee:
Estaba tumbada en mi cama, sobre el mullido colchón y me sentía tan ligera como una pluma. Aspiré una gran bocanada de aire mañanero que pasó dificultosamente por mi nariz medio taponada. De una patada, me liberé de las sábanas que me cubrían y me desperecé; estirándome y moviendo cada una de mis entumecidas articulaciones. Tragué la saliva caliente que tenía en la boca, intentando sin éxito no saborear el interior de mi boca. Cuando decidí que ya estaba lo suficiente relajada abrí los ojos, que repentinamente me ofrecieron una imagen muy borrosa de mi habitación. Los rayos de luz produjeron un efecto cegador en los ojos, así que los cerré apretándolos algo dolorida. Después, mi instinto me hizo buscar con las manos el cuerpo de Harry entre las sábanas, deseosa de entrar en contacto con su tibia piel. Pero por más que lo intento no lo consigo. Me incorporé abriendo los ojos de nuevo como platos. Al hacerlo tan bruscamente empecé a sentir náuseas y mareo. Raro, porque yo siempre me levantaba así normalmente y no me sentía así. Miré alrededor y vi que no estaba, y empecé a recordar.
Hacía más de dos meses que Harry y yo estábamos juntos, y sí, hoy era el día en el que se marchaban. Mis amigos, mis ídolos, mi Harry. El día anterior estuve colmada de cariños suyos, palabras bonitas y besos; muchos e increíbles besos. Entre los dos habíamos organizado una cena en mi casa, ya que mis padres estaban de viaje por separado y Álvaro iba a salir de fiesta toda la noche. Harry había sido todo un caballero. Se encargó de la comida, la decoración… en definitiva, cada detalle que por muy insignificante que fuese consiguieron sacarme una sonrisa. Después de aquella velada, sin recordar muy bien donde empezó todo, él y yo nos demostramos el infinito amor que sentíamos el uno por el otro de la forma más bella y pura que el ser humano conoce… fundiéndonos en uno solo. Y después, agotada y llena de amor, me había quedado dormida sobre su pecho desnudo, sintiendo sus caricias y el latir rítmico de su corazón.
Ahora no estaba y eso me puso nerviosa. Habíamos quedado en despedirnos cuando el avión partiera aquella tarde, pero se suponía que íbamos a pasar la mañana juntos hasta que llegase el momento. El no tenerlo a mi lado después de la que fue sin duda la mejor noche de mi vida, creaba una angustiosa sensación que me oprimía el corazón. Me levanté de la cama y empecé a buscarlo.
-¡Harry!- grité al principio relajada, una extraña sensación de vértigo me invadió al igual que ganas de vomitar cuando empecé a caminar- ¡Harry!- no me respondía y cada segundo que pasaba hacía que la desesperación se apoderara de mí- ¡Harry! ¡Harry cariño respóndeme!
Recorrí cada habitación, cada rincón de mi casa y no encontré ni rastro de él. Me sentí abandonada, realmente mal. Se había marchado, ¿pero por qué? ¿Por qué no estaba tumbado a mi lado diciéndome lo guapa que estoy cuando me levanto? ¿Por qué no pude besarlo y sonreírle al escucharle? Hasta que una idea cruzó mi mente y la reflejé en voz alta.
-Puede que haya tenido alguna urgencia y para no despertarme me ha dejado alguna nota- si, será eso, ¿por qué no está aquí si no? Voy a la cocina y miro en el frigorífico donde él sabe que mis padres me dejan muchas veces notas; pero por más que busco alguna suya, no la encuentro. Un insoportable nudo se me formó en la garganta.
-Tal vez me ha dejado algún mensaje- musité intentando no darme por vencida y reprimiendo las lágrimas en los ojos. Me sentía fatal. Algo dentro de mí me decía que había pasado algo. Volví casi volando por encima de las escaleras, ya me daban igual las náuseas o los mareos, sólo quería saber que estaba ocurriendo. Me abalancé en el escritorio para ver los mensajes de mi móvil. Lo desbloqueé. 0 mensajes.
Una lágrima silenciosa cae por mi mejilla, y otras más la relevan. ¡Que está ocurriendo!, pensé aturdida. Y ahí es cuando me di cuenta de que me dejó una nota justo al pie de la foto que nos hicimos juntos el primer día que nos conocimos. Sí, cuando después de haber estado haciendo el tonto con el trapo en la cabeza me dijo que quería hacerse una foto conmigo. Amaba esa foto, siempre me traía buenos recuerdos. Sonreí, seguro que Harry tenía una buena explicación. Que tonta había sido al pensar barbaridades. Me sequé las lágrimas e intenté calmarme antes de leerla. La cogí entre mis manos y vi que era un trozo de papel arrancado de cualquier manera de vete tu a saber que libreta. Sentada en mi cama, empecé a leer en voz alta:
Hola Rosee. No te molestes en buscarme, a estas horas estaré lejos volviendo a mi país. Tengo que decirte algo, algo que no tengo el valor de decírtelo a la cara. No quiero estar atado a ninguna chica ahora que se acaban las vacaciones y tengo que estar de giras y de fiesta. Ha sido agradable estar contigo todo este verano, pero abre los ojos y date cuenta de que una superestrella como yo, no puede estar con una chica normal como tú. Seguro que encontrarás a otro chico con el que puedas estar bien y no conmigo porque yo no podré darte lo que necesitas. Te estoy haciendo un favor. No soportarías el odio de miles de personas hacia ti ni el constante acoso de las cámaras y no podríamos estar a penas juntos. Además… no tengo fuerzas ni ganas para luchar por ti. Sigue con tu vida porque yo seguiré la mía. Te dejo.
                                                                                                      Adiós.
GRITÉ. GRITÉ MUCHÍSIMO, CON TODAS MIS FUERZAS EN UN INTENTO DESGARRADOR DE DESCARGAR LA RABIA Y LA IRA QUE ME CORRÍA. Me llevé las manos a la cabeza y la apreté como si fuera un limón. Después, incapaz de controlar mi fuerza, bajé las manos arañándome la cara con las uñas. Sentí que moría, que todas mis fuerzas se escapan por mi boca. Me ha dejado, la persona a la que más necesito y amo me ha dejado, pensé. No puede ser real, no puede estar pasándome esto, no dejo de repetirme. Las lágrimas caían por mis mejillas como si fuera una fuente.  Me caí de la cama y me di de bruces contra el suelo, ni si quiera intenté evitarlo. Apreté los puños y empecé a dar golpes. Al suelo, a mí misma, nada importaba. Ya no había razón para seguir viviendo. Los nudillos me sangraban pero no podía parar. El dolor de mi corazón roto era mucho más intenso que el de mi cuerpo. Deseaba morir, acabar con mi existencia sin sentido. No dejé de gritar en ningún segundo y empezaba a quedarme sin voz. Sufrí convulsiones y un ataque de ansiedad y entonces… DESPIERTO. Despierto gritando y llorando a mares. Harry está casi encima de mí, frustrado me intenta sujetar para que me despierte y deje de lanzar puñetazos y patadas.
-¡Rosee! Rosee por favor tranquilízate princesa, es solo una pesadilla- me repetía desesperado. Jadeaba y un sudor frío recorrió mi frente. Dejé de gritar. El corazón todavía estaba a cien por hora. Harry se acercó a mí despacio, y me abrazó para tranquilizarme.- Ya pasó, no llores pequeña, estoy aquí- continúa Harry, yo seguía sin reaccionar. Él me abrazaba pero yo seguía inerte tirada en la cama. Soltaba continuos gemidos lastimeros y seguía llorando con el miedo aún en mis huesos. Estaba temblando y apreté los dientes en mi mandíbula con fuerza, hasta que casi se rompen. Noté un fuerte dolor en mi mano derecha, seguramente había golpeado algo mientras dormía. A algo o a alguien… En seguida Harry vino a mi mente, que seguía abrazado a mí. Al pensar que pude hacerle daño reaccioné por primera vez desde que desperté y le abracé fuerte, muy fuerte, como si mi vida dependiera de ello, aunque realmente así era.
En pocos segundos, como si de un efecto mágico se tratara, dejé de llorar y temblar al tocar a Harry, sentir su calor, poder verle, olerle y escuchar como se preocupaba por mí. Nada había sido real. Él estaba ahí, a mi lado, no me había abandonado y me quería. Era él mismo quien estaba abrazándome y besando mi cuello en ese instante.
-No te has ido, sigues aquí- farfullé. Harry se separó despacio de mí, intuyendo que cualquier movimiento brusco podría volverme loca. Sostuvo mi cara entre sus manos y me miró a los ojos. Más tranquilidad, mas alivio me inundó al sentir su mirada. Con sus pulgares limpió las numerosas lágrimas que tenía y pegó su frente a la mía.
-Claro que sí, estoy aquí contigo, como siempre lo he estado- me respondió con su voz tranquila y algo ronca que pone al levantarse por las mañanas. Las palabras se filtraron lentamente hasta mi cerebro que a esas horas de la madrugada estaba apagado, le costaba asimilar cualquier cosa y encontrar algún significado coherente. Cerré los ojos. Estaba conmigo, todo estaba bien. Nos quedamos en silencio y no nos movimos.
Se lo agradecí mentalmente. Después de tener esa pesadilla desearía poder estar pegada a él siempre; y no era la primera vez, ya había soñado lo mismo cinco veces sin contar aquella. Pero a pesar de saber lo que sucedería, todo en mi pesadilla es como si fuera nuevo, como si lo viviera por primera vez. Y era horrible. Si no hubiera estado Harry ahí me hubiera puesto a gritar y llorar como las veces anteriores, solo que Álvaro era el que me consolaba. Dejé de pensar e intenté dejar la mente en blanco. Después, traté de distinguir las cosas reales y las que no. Estaba en mi cama, pero Harry estaba conmigo. Mis padres están de viaje, volverán al medio día y Álvaro se ha ido de fiesta. Anoche Harry y yo cenamos juntos en mi casa y…un momento. Abrí los ojos de golpe para comprobar si llevaba el pijama puesto o no; me relajé al instante al comprobar que sí lo llevaba puesto, lo que significaba que Harry y yo sólo dormimos, como siempre. Estaba algo mareada sí, pero seguro que era por haber estado llorando y gritando. Llevábamos más de dos meses juntos y el verano está llegando a su fin. Y One Direction volvería al Reino Unido dentro de… dos días.
Un pinchazo atravesó mi corazón. Intenté contenerme las lágrimas de nuevo, pero no funcionó. Justo cuando Harry me lo contó empecé a tener esas pesadillas. Se me cayó el mundo encima. Recordé que intenté desesperadamente convencer a mis padres para que me dejaran mudarme a Londres diciéndoles que Álvaro vendría conmigo, ya que era mayor de edad y yo aún no lo era; que tenía nota suficiente como para recibir una beca de estudios allí si la solicitaba y que podría trabajar como ayudante del técnico vocal y sonido de la discográfica. Ahí fue cuando les confesé que había estado haciendo las prácticas en secreto durante todo el verano y que decían que ya estaba capacitada de sobra. Según ellos, tengo una especie de “don” que muy pocas personas tienen para arreglar canciones. Es decir, si algunas notas fallan o no pegan con la melodía de una canción, yo hago que se equilibren y que al final suene bien. Por supuesto, las prácticas no las hice con Simon, que es el que reconoce el talento cuando lo tiene delante, ni con Paul, que es el manager de los chicos que se encarga de los temas de contabilidad, giras y contratos. Las prácticas las hice con Mike, el técnico vocal y sonido, o simplemente, el profesor de canto. Como veis, no tendría problemas allí. No estaría sola, Álvaro cuidaría de mi (y viceversa), seguiría estudiando, desarrollaría aún más mi inglés, alquilaríamos algún piso y yo contribuiría a pagarlo.
Pero nada valía, la respuesta de mis padres siempre era un no rotundo. Claro, quién iba a hacer caso a una chica enamorada de dieciséis primaveras…Entonces yo me enfurecía de tal manera que escapaba por mi ventana, salía a correr, por supuesto seguida de Napoleón, hasta nuestro lugar especial; aquel prado junto al río donde Harry y yo siempre podíamos estar tranquilos y conservaba los mejores recuerdos de mi infancia con Álvaro. El mismo lugar en el que hacía ya más de dos meses que Harry y yo solíamos ponernos a cantar juntos a capela o con música instrumental del móvil. Él seguía siendo a la única persona a la que podía cantar a la cara. Y allí lloraba horas y horas hasta que se hacía de noche y los mosquitos me hacían volver a casa.
-Es otra vez esa pesadilla, ¿verdad?- Harry me sacó de mis pensamientos, no me había dado cuenta de que seguíamos en la misma posición desde hacía ya varios minutos. Yo asentí ligeramente y desvié mi mirada hacia sus manos, que estaban entrelazadas con las mías debajo de nuestras cabezas.- Lo sabía… ¿y no me lo piensas contar? Tal vez si me lo dices dejas de soñar con eso- me dijo en tono protector. No, no se lo había contado. No tenía las agallas suficientes para contarle lo que supuestamente me hacía en mi pesadilla.
-Sé que tiene que ver conmigo, has dicho mi nombre varias veces- soltó Harry de pronto visiblemente apenado. Le observé, si rostro se distinguía casi a la perfección por los rayos plateados de la luna que entraban por mi ventana. Sus ojos brillaban expectantes y su cabello estaba alborotado. Tenía el pelo algo más liso, pero seguía siendo encantador. Tragué saliva.
-No creo que sea capaz- respondo ahogando un gemido. ¿Qué pensaría después de escucharme? ¿Qué estaba loca, era tonta, o que mi cerebro no es capaz de entender que me quiere de verdad cuando me lo repite a cada momento? No quería hacerle pensar que era así de negativa y desconfiada con él; que él sería capaz de hacer una cosa así. Nadie es capaz de controlar lo que sueña.
-Mira Rosee… sé que es algo malo y que tiene que ver conmigo. Pero es sólo un mal sueño. Tal vez yo sea la persona idónea con la que te desahogues. Sólo es y será un sueño y eso es lo que será siempre. Te voy a seguir queriendo igual que antes después de escucharte, sea lo que sea.- Y justo cuando estaba dispuesta a responderle con otra escusa dijo: tienes que confiar en mí. Ya, a esa frase no me podía negar, no estaría bien. Así que me senté, tomé aire y empecé a narrar lo que sucedía. Lo que habíamos echo aquella noche, que era el día que se marchaba, que le busqué por toda la casa sintiendo náuseas y mareos pero no le encontraba, lo de los mensajes… La cara de Harry se iba entristeciendo por momentos hasta que cuando le digo lo que ponía en su nota se le pusieron los ojos brillantes y puso uno de sus dedos sobre mis labios y me hizo callar. Después se acercó a mí y me besó intensamente, mientras nuestras lágrimas se mezclaban. Y sin saber muy bien por qué, distinguí culpabilidad en el beso.
-Tranquilo, como tú dices es sólo una pesadilla- dije para calmarnos a los dos.
-Sí pero… princesa, no sé como has aguantado seis noches así.- Guardamos silencio. La verdad es que tenía razón, era raro que hubiera aguantado tanto tiempo, pero tenía mis razones. Creo que soy más fuerte de la que pensaba al fin y al cabo. Como Harry se quedó ausente observándome, tal como yo con él antes, le acaricié la mejilla para sacarlo de su mente.
-Te amo. Nunca te haría algo así- me dijo. Sonreí por primera vez desde que me desperté. Una extraña de sensación de alivio me reconfortó. Ya lo sabía, pero escuchárselo decir a él me liberaba. Él tenía razón, me sentí mucho mejor.
-Lo sé- contesté. Le sonreí y después le acerqué a mí y le besé. Después él se tumbó boca arriba de nuevo sonriente y yo me abracé a él rodeada por mi cintura por uno de sus brazos.
Cuando los rayos de sol entraron por la ventana, me desperté. Busqué a Harry con las manos ciegamente y no lo encontré. Abrí los ojos enseguida. Allí estaba, sentado sobre la silla de mi tocador, dormido, y sobre la mesa había un desayuno para dos. Sonreí. Seguramente esperó a que me despertara pero al final se acabó durmiendo en la silla.
-Harry despierta- dije con voz melosa mientras le sacudía un poco.
-Mmmm…oh…cinco minutos más…- Hahaha parecía un niño pequeño. Me acerqué a su mejilla y empecé a darle pequeños besos por toda la cara y me tiré así más de diez minutos. Cuando me separé de él abrió los ojos.
-¿Por qué te paras?- me preguntó entonces el muy pícaro y yo solté una carcajada.
-Hahaha pues porque veo que te está gustando. Soy maaala- dije mientras me llevé una de las galletas que trajo a la boca. Entonces Harry se puso de pie, me cogió en volandas, ignorando mis súplicas y después me tiró sobre la cama para hacerme cosquillas mientras yo lloraba de la risa.
-¡Para! ¡Para! ¡Me vas a matar!- dije gritando como podía ya que no conseguía hacer que entrara aire en los pulmones.
-¡Ni hablar! ¡Ahora yo soy el maaalo!- me respondió aumentando la intensidad de las cosquillas. Creo que empecé a ponerme roja por la falta de aire.
-Vale, tu ganas, por favor ¡no puedo respirar!- le chillé intentando apartar sus brazos de mí sin éxito alguno. Es mucho más fuerte que yo y no podía hacer nada. Seguía riéndome a carcajadas hasta que él fue bajando el ritmo hasta detenerse completamente. Estaba jadeando rendida, luchando por volver a respirar.
- Eso, yo gano, siempre consigo lo que quiero. Y ahora dame un beso en condiciones- me pidió mientras me apartaba el pelo de la cara y me sonreía. Su sonrisa, hasta que no la veo no son los buenos días. Lo miro. Lleva dos meses a mi lado, haciéndome la chica más feliz de la Tierra. No, más allá, del Universo. Ha sido sin duda el verano más feliz de mi vida. Excepto por algunos baches grabados en mi memoria. Como aquella noche en la discoteca, cuando a Carol le pasó todo aquello. Pero como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Carol está ahora más llena de vida que nunca y no es para menos, tiene un chico maravilloso a su lado… Niall. Juntos son puro amor. Aquello consiguió que se unieran, y todos estábamos felices de verlos juntos.
-¿Quieres dejar de mirarme y besarme de una vez?- me preguntó mi Harold poniendo boquita de pez. Hahaha si, a menudo le llamo así porque le hago de reír. Con mi dedo índice toqué su mejilla y sus hoyuelos se hicieron presentes. Me reí. Le agarré del pelo y lo atraje hacia mí. Le besé, con todas mis ganas. Era como la primera vez, seguía flotando hasta rozar el cielo con cada beso suyo. Deseé quedarme besándole durante todo el día, pero a parte de que empezaba a quedarme sin aire, teníamos que ir a trabajar. Sí, los dos, aunque aquel parecía ser mi último día.
Continuará…