lunes, 27 de agosto de 2012

Capítulo 40 de I can´t love you more than this.

En primer lugar, MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TODOS LOS COMENTARIOS DEL PRINCIPIO DEL CAPI 40 QUE SUBÍ HACE DOS DÍAS!!!!! Sois las mejores y encima me he encontrado con nuevas directioners/lectoras de mi fanfic. ¡Bienvenidas! Y por supuesto también les agradezco a mis anteriores lectoras por seguir leyéndome. ¡OS AMO! xD Y bueno, varias me habéis puesto que cómo ha podido hacerle eso Harry a Rosee, o que Harry es un capullo... bueno, pues a veces las cosas no son lo que parecen y para demostrarlo os dejo el capítulo cuarenta "completo". Lo de "completo" lo digo porque inicialmente era el doble de largo más o menos, pero como lo tenga que poner todo me tiraré aquí hasta las tantas y vosotras os cansaréis de leer. Bueno, espero que os guste y que me comentéis tanto como el anterior que me pongo a dar saltitos de felicidad con cada comentario. Os quiero mucho, mucho, muchísimo <3
Raquel :D


Capítulo 40:



Narra Rosee:
Estaba tumbada en mi cama, sobre el mullido colchón y me sentía tan ligera como una pluma. Aspiré una gran bocanada de aire mañanero que pasó dificultosamente por mi nariz medio taponada. De una patada, me liberé de las sábanas que me cubrían y me desperecé; estirándome y moviendo cada una de mis entumecidas articulaciones. Tragué la saliva caliente que tenía en la boca, intentando sin éxito no saborear el interior de mi boca. Cuando decidí que ya estaba lo suficiente relajada abrí los ojos, que repentinamente me ofrecieron una imagen muy borrosa de mi habitación. Los rayos de luz produjeron un efecto cegador en los ojos, así que los cerré apretándolos algo dolorida. Después, mi instinto me hizo buscar con las manos el cuerpo de Harry entre las sábanas, deseosa de entrar en contacto con su tibia piel. Pero por más que lo intento no lo consigo. Me incorporé abriendo los ojos de nuevo como platos. Al hacerlo tan bruscamente empecé a sentir náuseas y mareo. Raro, porque yo siempre me levantaba así normalmente y no me sentía así. Miré alrededor y vi que no estaba, y empecé a recordar.
Hacía más de dos meses que Harry y yo estábamos juntos, y sí, hoy era el día en el que se marchaban. Mis amigos, mis ídolos, mi Harry. El día anterior estuve colmada de cariños suyos, palabras bonitas y besos; muchos e increíbles besos. Entre los dos habíamos organizado una cena en mi casa, ya que mis padres estaban de viaje por separado y Álvaro iba a salir de fiesta toda la noche. Harry había sido todo un caballero. Se encargó de la comida, la decoración… en definitiva, cada detalle que por muy insignificante que fuese consiguieron sacarme una sonrisa. Después de aquella velada, sin recordar muy bien donde empezó todo, él y yo nos demostramos el infinito amor que sentíamos el uno por el otro de la forma más bella y pura que el ser humano conoce… fundiéndonos en uno solo. Y después, agotada y llena de amor, me había quedado dormida sobre su pecho desnudo, sintiendo sus caricias y el latir rítmico de su corazón.
Ahora no estaba y eso me puso nerviosa. Habíamos quedado en despedirnos cuando el avión partiera aquella tarde, pero se suponía que íbamos a pasar la mañana juntos hasta que llegase el momento. El no tenerlo a mi lado después de la que fue sin duda la mejor noche de mi vida, creaba una angustiosa sensación que me oprimía el corazón. Me levanté de la cama y empecé a buscarlo.
-¡Harry!- grité al principio relajada, una extraña sensación de vértigo me invadió al igual que ganas de vomitar cuando empecé a caminar- ¡Harry!- no me respondía y cada segundo que pasaba hacía que la desesperación se apoderara de mí- ¡Harry! ¡Harry cariño respóndeme!
Recorrí cada habitación, cada rincón de mi casa y no encontré ni rastro de él. Me sentí abandonada, realmente mal. Se había marchado, ¿pero por qué? ¿Por qué no estaba tumbado a mi lado diciéndome lo guapa que estoy cuando me levanto? ¿Por qué no pude besarlo y sonreírle al escucharle? Hasta que una idea cruzó mi mente y la reflejé en voz alta.
-Puede que haya tenido alguna urgencia y para no despertarme me ha dejado alguna nota- si, será eso, ¿por qué no está aquí si no? Voy a la cocina y miro en el frigorífico donde él sabe que mis padres me dejan muchas veces notas; pero por más que busco alguna suya, no la encuentro. Un insoportable nudo se me formó en la garganta.
-Tal vez me ha dejado algún mensaje- musité intentando no darme por vencida y reprimiendo las lágrimas en los ojos. Me sentía fatal. Algo dentro de mí me decía que había pasado algo. Volví casi volando por encima de las escaleras, ya me daban igual las náuseas o los mareos, sólo quería saber que estaba ocurriendo. Me abalancé en el escritorio para ver los mensajes de mi móvil. Lo desbloqueé. 0 mensajes.
Una lágrima silenciosa cae por mi mejilla, y otras más la relevan. ¡Que está ocurriendo!, pensé aturdida. Y ahí es cuando me di cuenta de que me dejó una nota justo al pie de la foto que nos hicimos juntos el primer día que nos conocimos. Sí, cuando después de haber estado haciendo el tonto con el trapo en la cabeza me dijo que quería hacerse una foto conmigo. Amaba esa foto, siempre me traía buenos recuerdos. Sonreí, seguro que Harry tenía una buena explicación. Que tonta había sido al pensar barbaridades. Me sequé las lágrimas e intenté calmarme antes de leerla. La cogí entre mis manos y vi que era un trozo de papel arrancado de cualquier manera de vete tu a saber que libreta. Sentada en mi cama, empecé a leer en voz alta:
Hola Rosee. No te molestes en buscarme, a estas horas estaré lejos volviendo a mi país. Tengo que decirte algo, algo que no tengo el valor de decírtelo a la cara. No quiero estar atado a ninguna chica ahora que se acaban las vacaciones y tengo que estar de giras y de fiesta. Ha sido agradable estar contigo todo este verano, pero abre los ojos y date cuenta de que una superestrella como yo, no puede estar con una chica normal como tú. Seguro que encontrarás a otro chico con el que puedas estar bien y no conmigo porque yo no podré darte lo que necesitas. Te estoy haciendo un favor. No soportarías el odio de miles de personas hacia ti ni el constante acoso de las cámaras y no podríamos estar a penas juntos. Además… no tengo fuerzas ni ganas para luchar por ti. Sigue con tu vida porque yo seguiré la mía. Te dejo.
                                                                                                      Adiós.
GRITÉ. GRITÉ MUCHÍSIMO, CON TODAS MIS FUERZAS EN UN INTENTO DESGARRADOR DE DESCARGAR LA RABIA Y LA IRA QUE ME CORRÍA. Me llevé las manos a la cabeza y la apreté como si fuera un limón. Después, incapaz de controlar mi fuerza, bajé las manos arañándome la cara con las uñas. Sentí que moría, que todas mis fuerzas se escapan por mi boca. Me ha dejado, la persona a la que más necesito y amo me ha dejado, pensé. No puede ser real, no puede estar pasándome esto, no dejo de repetirme. Las lágrimas caían por mis mejillas como si fuera una fuente.  Me caí de la cama y me di de bruces contra el suelo, ni si quiera intenté evitarlo. Apreté los puños y empecé a dar golpes. Al suelo, a mí misma, nada importaba. Ya no había razón para seguir viviendo. Los nudillos me sangraban pero no podía parar. El dolor de mi corazón roto era mucho más intenso que el de mi cuerpo. Deseaba morir, acabar con mi existencia sin sentido. No dejé de gritar en ningún segundo y empezaba a quedarme sin voz. Sufrí convulsiones y un ataque de ansiedad y entonces… DESPIERTO. Despierto gritando y llorando a mares. Harry está casi encima de mí, frustrado me intenta sujetar para que me despierte y deje de lanzar puñetazos y patadas.
-¡Rosee! Rosee por favor tranquilízate princesa, es solo una pesadilla- me repetía desesperado. Jadeaba y un sudor frío recorrió mi frente. Dejé de gritar. El corazón todavía estaba a cien por hora. Harry se acercó a mí despacio, y me abrazó para tranquilizarme.- Ya pasó, no llores pequeña, estoy aquí- continúa Harry, yo seguía sin reaccionar. Él me abrazaba pero yo seguía inerte tirada en la cama. Soltaba continuos gemidos lastimeros y seguía llorando con el miedo aún en mis huesos. Estaba temblando y apreté los dientes en mi mandíbula con fuerza, hasta que casi se rompen. Noté un fuerte dolor en mi mano derecha, seguramente había golpeado algo mientras dormía. A algo o a alguien… En seguida Harry vino a mi mente, que seguía abrazado a mí. Al pensar que pude hacerle daño reaccioné por primera vez desde que desperté y le abracé fuerte, muy fuerte, como si mi vida dependiera de ello, aunque realmente así era.
En pocos segundos, como si de un efecto mágico se tratara, dejé de llorar y temblar al tocar a Harry, sentir su calor, poder verle, olerle y escuchar como se preocupaba por mí. Nada había sido real. Él estaba ahí, a mi lado, no me había abandonado y me quería. Era él mismo quien estaba abrazándome y besando mi cuello en ese instante.
-No te has ido, sigues aquí- farfullé. Harry se separó despacio de mí, intuyendo que cualquier movimiento brusco podría volverme loca. Sostuvo mi cara entre sus manos y me miró a los ojos. Más tranquilidad, mas alivio me inundó al sentir su mirada. Con sus pulgares limpió las numerosas lágrimas que tenía y pegó su frente a la mía.
-Claro que sí, estoy aquí contigo, como siempre lo he estado- me respondió con su voz tranquila y algo ronca que pone al levantarse por las mañanas. Las palabras se filtraron lentamente hasta mi cerebro que a esas horas de la madrugada estaba apagado, le costaba asimilar cualquier cosa y encontrar algún significado coherente. Cerré los ojos. Estaba conmigo, todo estaba bien. Nos quedamos en silencio y no nos movimos.
Se lo agradecí mentalmente. Después de tener esa pesadilla desearía poder estar pegada a él siempre; y no era la primera vez, ya había soñado lo mismo cinco veces sin contar aquella. Pero a pesar de saber lo que sucedería, todo en mi pesadilla es como si fuera nuevo, como si lo viviera por primera vez. Y era horrible. Si no hubiera estado Harry ahí me hubiera puesto a gritar y llorar como las veces anteriores, solo que Álvaro era el que me consolaba. Dejé de pensar e intenté dejar la mente en blanco. Después, traté de distinguir las cosas reales y las que no. Estaba en mi cama, pero Harry estaba conmigo. Mis padres están de viaje, volverán al medio día y Álvaro se ha ido de fiesta. Anoche Harry y yo cenamos juntos en mi casa y…un momento. Abrí los ojos de golpe para comprobar si llevaba el pijama puesto o no; me relajé al instante al comprobar que sí lo llevaba puesto, lo que significaba que Harry y yo sólo dormimos, como siempre. Estaba algo mareada sí, pero seguro que era por haber estado llorando y gritando. Llevábamos más de dos meses juntos y el verano está llegando a su fin. Y One Direction volvería al Reino Unido dentro de… dos días.
Un pinchazo atravesó mi corazón. Intenté contenerme las lágrimas de nuevo, pero no funcionó. Justo cuando Harry me lo contó empecé a tener esas pesadillas. Se me cayó el mundo encima. Recordé que intenté desesperadamente convencer a mis padres para que me dejaran mudarme a Londres diciéndoles que Álvaro vendría conmigo, ya que era mayor de edad y yo aún no lo era; que tenía nota suficiente como para recibir una beca de estudios allí si la solicitaba y que podría trabajar como ayudante del técnico vocal y sonido de la discográfica. Ahí fue cuando les confesé que había estado haciendo las prácticas en secreto durante todo el verano y que decían que ya estaba capacitada de sobra. Según ellos, tengo una especie de “don” que muy pocas personas tienen para arreglar canciones. Es decir, si algunas notas fallan o no pegan con la melodía de una canción, yo hago que se equilibren y que al final suene bien. Por supuesto, las prácticas no las hice con Simon, que es el que reconoce el talento cuando lo tiene delante, ni con Paul, que es el manager de los chicos que se encarga de los temas de contabilidad, giras y contratos. Las prácticas las hice con Mike, el técnico vocal y sonido, o simplemente, el profesor de canto. Como veis, no tendría problemas allí. No estaría sola, Álvaro cuidaría de mi (y viceversa), seguiría estudiando, desarrollaría aún más mi inglés, alquilaríamos algún piso y yo contribuiría a pagarlo.
Pero nada valía, la respuesta de mis padres siempre era un no rotundo. Claro, quién iba a hacer caso a una chica enamorada de dieciséis primaveras…Entonces yo me enfurecía de tal manera que escapaba por mi ventana, salía a correr, por supuesto seguida de Napoleón, hasta nuestro lugar especial; aquel prado junto al río donde Harry y yo siempre podíamos estar tranquilos y conservaba los mejores recuerdos de mi infancia con Álvaro. El mismo lugar en el que hacía ya más de dos meses que Harry y yo solíamos ponernos a cantar juntos a capela o con música instrumental del móvil. Él seguía siendo a la única persona a la que podía cantar a la cara. Y allí lloraba horas y horas hasta que se hacía de noche y los mosquitos me hacían volver a casa.
-Es otra vez esa pesadilla, ¿verdad?- Harry me sacó de mis pensamientos, no me había dado cuenta de que seguíamos en la misma posición desde hacía ya varios minutos. Yo asentí ligeramente y desvié mi mirada hacia sus manos, que estaban entrelazadas con las mías debajo de nuestras cabezas.- Lo sabía… ¿y no me lo piensas contar? Tal vez si me lo dices dejas de soñar con eso- me dijo en tono protector. No, no se lo había contado. No tenía las agallas suficientes para contarle lo que supuestamente me hacía en mi pesadilla.
-Sé que tiene que ver conmigo, has dicho mi nombre varias veces- soltó Harry de pronto visiblemente apenado. Le observé, si rostro se distinguía casi a la perfección por los rayos plateados de la luna que entraban por mi ventana. Sus ojos brillaban expectantes y su cabello estaba alborotado. Tenía el pelo algo más liso, pero seguía siendo encantador. Tragué saliva.
-No creo que sea capaz- respondo ahogando un gemido. ¿Qué pensaría después de escucharme? ¿Qué estaba loca, era tonta, o que mi cerebro no es capaz de entender que me quiere de verdad cuando me lo repite a cada momento? No quería hacerle pensar que era así de negativa y desconfiada con él; que él sería capaz de hacer una cosa así. Nadie es capaz de controlar lo que sueña.
-Mira Rosee… sé que es algo malo y que tiene que ver conmigo. Pero es sólo un mal sueño. Tal vez yo sea la persona idónea con la que te desahogues. Sólo es y será un sueño y eso es lo que será siempre. Te voy a seguir queriendo igual que antes después de escucharte, sea lo que sea.- Y justo cuando estaba dispuesta a responderle con otra escusa dijo: tienes que confiar en mí. Ya, a esa frase no me podía negar, no estaría bien. Así que me senté, tomé aire y empecé a narrar lo que sucedía. Lo que habíamos echo aquella noche, que era el día que se marchaba, que le busqué por toda la casa sintiendo náuseas y mareos pero no le encontraba, lo de los mensajes… La cara de Harry se iba entristeciendo por momentos hasta que cuando le digo lo que ponía en su nota se le pusieron los ojos brillantes y puso uno de sus dedos sobre mis labios y me hizo callar. Después se acercó a mí y me besó intensamente, mientras nuestras lágrimas se mezclaban. Y sin saber muy bien por qué, distinguí culpabilidad en el beso.
-Tranquilo, como tú dices es sólo una pesadilla- dije para calmarnos a los dos.
-Sí pero… princesa, no sé como has aguantado seis noches así.- Guardamos silencio. La verdad es que tenía razón, era raro que hubiera aguantado tanto tiempo, pero tenía mis razones. Creo que soy más fuerte de la que pensaba al fin y al cabo. Como Harry se quedó ausente observándome, tal como yo con él antes, le acaricié la mejilla para sacarlo de su mente.
-Te amo. Nunca te haría algo así- me dijo. Sonreí por primera vez desde que me desperté. Una extraña de sensación de alivio me reconfortó. Ya lo sabía, pero escuchárselo decir a él me liberaba. Él tenía razón, me sentí mucho mejor.
-Lo sé- contesté. Le sonreí y después le acerqué a mí y le besé. Después él se tumbó boca arriba de nuevo sonriente y yo me abracé a él rodeada por mi cintura por uno de sus brazos.
Cuando los rayos de sol entraron por la ventana, me desperté. Busqué a Harry con las manos ciegamente y no lo encontré. Abrí los ojos enseguida. Allí estaba, sentado sobre la silla de mi tocador, dormido, y sobre la mesa había un desayuno para dos. Sonreí. Seguramente esperó a que me despertara pero al final se acabó durmiendo en la silla.
-Harry despierta- dije con voz melosa mientras le sacudía un poco.
-Mmmm…oh…cinco minutos más…- Hahaha parecía un niño pequeño. Me acerqué a su mejilla y empecé a darle pequeños besos por toda la cara y me tiré así más de diez minutos. Cuando me separé de él abrió los ojos.
-¿Por qué te paras?- me preguntó entonces el muy pícaro y yo solté una carcajada.
-Hahaha pues porque veo que te está gustando. Soy maaala- dije mientras me llevé una de las galletas que trajo a la boca. Entonces Harry se puso de pie, me cogió en volandas, ignorando mis súplicas y después me tiró sobre la cama para hacerme cosquillas mientras yo lloraba de la risa.
-¡Para! ¡Para! ¡Me vas a matar!- dije gritando como podía ya que no conseguía hacer que entrara aire en los pulmones.
-¡Ni hablar! ¡Ahora yo soy el maaalo!- me respondió aumentando la intensidad de las cosquillas. Creo que empecé a ponerme roja por la falta de aire.
-Vale, tu ganas, por favor ¡no puedo respirar!- le chillé intentando apartar sus brazos de mí sin éxito alguno. Es mucho más fuerte que yo y no podía hacer nada. Seguía riéndome a carcajadas hasta que él fue bajando el ritmo hasta detenerse completamente. Estaba jadeando rendida, luchando por volver a respirar.
- Eso, yo gano, siempre consigo lo que quiero. Y ahora dame un beso en condiciones- me pidió mientras me apartaba el pelo de la cara y me sonreía. Su sonrisa, hasta que no la veo no son los buenos días. Lo miro. Lleva dos meses a mi lado, haciéndome la chica más feliz de la Tierra. No, más allá, del Universo. Ha sido sin duda el verano más feliz de mi vida. Excepto por algunos baches grabados en mi memoria. Como aquella noche en la discoteca, cuando a Carol le pasó todo aquello. Pero como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Carol está ahora más llena de vida que nunca y no es para menos, tiene un chico maravilloso a su lado… Niall. Juntos son puro amor. Aquello consiguió que se unieran, y todos estábamos felices de verlos juntos.
-¿Quieres dejar de mirarme y besarme de una vez?- me preguntó mi Harold poniendo boquita de pez. Hahaha si, a menudo le llamo así porque le hago de reír. Con mi dedo índice toqué su mejilla y sus hoyuelos se hicieron presentes. Me reí. Le agarré del pelo y lo atraje hacia mí. Le besé, con todas mis ganas. Era como la primera vez, seguía flotando hasta rozar el cielo con cada beso suyo. Deseé quedarme besándole durante todo el día, pero a parte de que empezaba a quedarme sin aire, teníamos que ir a trabajar. Sí, los dos, aunque aquel parecía ser mi último día.
Continuará…

19 comentarios:

  1. La mejor novela de la historia. Casi me matas con el principio!! ME ENCANTA!

    ResponderEliminar
  2. Simplemente perfecta... ya te lo dije en el principio de el capitulo y ahora te lo digo de nuevo en serio eres MARAVILLOSA!! escribes increíble me ha encantado el capitulo enserio es bestiaaal!!! tienes un don!! Menos mal que era un sueño uff! ya estaba sufriendo :$ Me encanta esta novela eres FANTASTICA!! sube más por favor! ^^
    Y ME ENCANTAN los diálogos entre Rosee y Harry siempre me sacan una sonrisa! INCREIBLE!! un capitulo de 10! :) xxxx

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay asdfawjkdvbawsjd eso de que tengo un don me ha llegado al alma amor!!! Hahaha y tú si que eres MARAVILLOSA/FANTÁSTICA te lo digo en serio :) Hahahaha te gustan los diálogos?? Lo cierto es que los suelo pensar bastante porque a veces no se me ocurre nada de lo que puedan hablar, o cómo contestaría Harry xD Xxxx
      Raquel :D

      Eliminar
    2. Pues digo enserio lo del don cariño!! Me parecen increibles los dialogos xq me parecen una de las partes más dificiles por las respuestas y eso pero haces que parezca que se está alli y siempre me sacan una sonrisa.. sobre todo x Harry!! INCREIBLE :)
      NO se me da muy bien esto de los blogs las cuentas yeso pero me he echo una cuenta google asi que comentaré desde ahi y no como anonimo vale? :) Un beso guapisima!! xxxx

      Eliminar
    3. Pues muchísimas gracias preciosa, me alegro de que te guste mi fanfic. Hahaha tranquila, yo hace un año no tenía ni idea de cómo funcionaba un blog y ahora tengo uno!!! Además, así puedo distinguirte de el resto de anónimos (^^) Kisses
      Raaquel :D

      Eliminar
  3. Uuuuuffff que alivio jajajajja En realidad no era muy creíble que Harry le hiciera todo eso a Rosee, después de todo lo que habían pasado... Bueno, que estoy impaciente por el siguiente capitulo y que tu novela sigue siendo tan avsbsnkdkdslnmente perfecta como siempre! :)
    Nora xxx.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claaaaaro, Harry no es tan capullo (no sé en la vida real, pero por lo menos no en mi fanfic hahaha) el día que haga algo por el estilo seguro que tendrá alguna razón, como Rosee sospechaba. Bueno, muchas gracias y tú avisame por aquí cuando subas algún capítulo nuevo de la tuya, ok??? Xxx
      Raquel :D

      Eliminar
  4. Me a encantado!! :D Se te da muy bien escribir, ya tengo ganas del proximo ;)
    Besos!! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nuevo, gracias :) Lo tendrás ;)Xxxx
      Raquel :D

      Eliminar
  5. diooosdiosdiosdiosdiosdioooooooooooooooos! pero, esque, buf...*yo con cara triste y la cabeza agachada y de repente...*TIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIA!*...levanto la cabeza y empiezo a saltar* si, osea, SI! TOMA YA! sabia que Harry no podia hacer una cosa asiiiiii! un sueño, dios, yo sueño con ser Rosee y tener a Harry siempre a mi lado y que me diga eso, pero luego me despierto y es ahi onde esta la pesadilla(no es que sea pesadilla pero bueno, quedaba bien jejejejej :$) el siguiente ya porfavor, ha sido sakdjfhlaskdjfhl que me has dejado sin palabras! escribes tope de bien, veo que el verano te ha sentado estupendamente!
    un besazo enorme tia, eres genial
    tktktkttkktktktktkttkkalooooooooot! <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahahahahahaha wiiiiii viva a directioner saltando!!!! Hahaha :´D Te entiendo cariño, mi vida también es una pesadilla en ese sentido, creo que todas las directiones vivimos así, no? Hahaha y claro, ya os dije yo que vendría más inspirada de las vacaciones; además he tenido tiempo de seguir con mi hobie: LEER!!! Hacía mucho que no tenía tiempo para hacerlo y claro, las nuevas historias siempre inspiran (^^) Otro megabesote para ti cariño, te quiero <3
      Raquel :D

      Eliminar
  6. Ya decía yo que Harry no podía ser tan cabrón hahaha. Es preciosa. Mi fanfic preferida, sin duda ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahaha es que quería asustaros un poco y eso xD Awww adasfdvasedfv mi fanfic es tu preferida??? Pues entonces seguramente no lees muchas... a mi me queda mucho por aprender :)
      Raquel :D

      Eliminar
  7. Perfect Horan Smile29 de agosto de 2012, 4:43

    Me encanta la novela enseriooo!!
    Tambien queria comentar, por una cosa XD
    Lo he puesto en el txat, pero seguramente,
    no lo balla a leer mucha gente,
    porque se ba quedandoo a tras el comentario...!!

    Pues estoy buscando a alguien que escriba una novela,
    o que balla a escribir una novela, que necesite
    novia de Harry, que me abise porfavor,
    y que suba capitulos como aqui, constantemente,
    esque salgo en una, solo en una,
    y justo en esa, subo les capitulos cuando quiere,
    suele ser cada dos semanas o a llegado a cada mes,
    y necesito leer muy amennudoo!!
    Muchas gracias de verdad!!
    Mi tuenti: Perfect Horan Smile
    O podeis contestarme por aqui!!!

    PD:Tu novelaa.......pñwdijncpmqaodxmopñimjqsdiuh, no podia ser mejor,
    esta super bien, siguela asii!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hahahaha gracias amor. Pues como ya habrás leído la chica de Harry aquí ya está cogida así que sorry, en eso no puedo ayudarte. Me alegro de que te guste y claro que la seguiré :)
      Raquel :D

      Eliminar
  8. ME ENCANTA, ME ENCANTA, ME ENCANTAAAA!!!!!!! ES PERFECTA!!!! FUCK!! Y YO DICIENDO QUE HAZZA SE COMPORTABA COMO UN CAPULLO EN EL OTRO CAPITULO, Y HOY LEO ESTE Y ¡¡¡ERA UN SUEÑO!!! CUANDO LO LEI ME TIRE AL SUELO HACIENDO LA CROQUETA VBIVJCPASXLBVNOIEKPOXLAS

    SIGUELA!!!!!!! LO DIGO EN SERIO, SIGUELA!!! O NO TE INVITARE A MI BODA CON HARRY!!! OK,NO (?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hahahahaha todas me habéis puesto que habéis sufrido un sock de alegría al daros cuenta de que era un sueño hahahahah Noooooo a la boda de Harry tengo que ir si o si porque sin novia no hay boda hahahahahaha #okno xD GRACIAS
      Raquel :D

      Eliminar
  9. Me ha encantado, enserio. Espero que escribas en próximo capítulo pronto. ;)

    ResponderEliminar